Río Gallegos librado al fuego

1

La falta de equipamiento y la necesidad de más cuarteles de bomberos ponen a la ciudad de Río Gallegos en una situación de emergencia ante incendios de gran magnitud. En este informe, El Diario El Nuevo Día te brinda un panorama de lo que muchos funcionarios quieren tapar y que es un secreto a voces el calamitoso estado de la División Bomberos de la provincia en Río Gallegos.

 Este es el título con el que se puede catalogar el mal funcionamiento de los cuatro cuarteles de bomberos que dependen de la Policía de la provincia, donde la culpa no es del factor humano sino de la falta de insumos y mayor equipamiento,  lo que es materia de constante debate la falta de más cuarteles de bomberos en distintos puntos de la ciudad.
Y es que a nadie escapa que los bomberos hacen lo que pueden con el material que tienen a la hora de ir a cubrir o intervenir en un incendio en distintos puntos de la ciudad.
Los dos cuarteles más grandes que tiene la División Bomberos cuentan con un parque automotor que es mantenido con gran esfuerzo por sus integrantes y que en muchos de los casos tienen una antigüedad que ronda los treinta años en su mayoría.

 Basta con ver a camiones Dodge 600 y 800 que datan de la década del setenta en su fabricación a lo que se suman mercedes benz 1114, un camion cisterna kamaz modelo ochenta, por citar un ejemplo.
Lamentablemente a mediados de los años noventa en un trágico incendio tuvo que ser el desencadenante para que se adquirieran un camión con escalera telescópica y varias unidades de ataque rápido.
Pero estas fueron soluciones parciales ya que la capital siguió creciendo y quedó en clara evidencia que ya con cuatro carteles de bomberos no alcanza.
 
Antecedentes tristes
 
Lamentablemente las autoridades de este gobierno provincial y de los anteriores a través de las distintas cúpulas policiales poco han hecho por tratar de resolver esta situación habida cuenta que pareciera que solo cuando ocurren desgracias personales se habla de la falta de cuarteles y de equipamiento para los bomberos.
Por decir los antecedentes son tristes el dantesco incendio con el Hiper de la construcción en septiembre de 2006 y que por milagro no se cobró victimas requirió de una importante cantidad de unidades y de camiones cisternas de distintas empresas privadas para sofocar dicho siniestro. Esto dejó al desnudo la falta de equipamiento que necesitan los bomberos de la ciudad de Río Gallegos.
El último y quizás uno de los mas tristes se produjo a días de la navidad en un incendio en el barrio Belgrano que consumió dos casas de material ligero con el resultado de una victima fatal.
Cabe preguntarse que siempre que hay un incendio con victimas se vuelve hablar de falta de equipamiento y la pregunta que muchos se hacen que se han hecho durante muchos años con lo recaudado con las rifas para los cuarteles de bomberos, donde más alla de lo que se organiza como manera de ayuda queda de manifiesta la poca importancia que le ha venido dando el Estado provincial desde los distintos gobiernos a este importante ente que vela por la seguridad de la población.
Una situación que no cambia

Si bien en cada incendio de gran magnitud los bomberos son el eje de la discordia a veces injustamente por parte de la población, es necesario recalcar que muchas veces los propios agentes son los que hacen milagros para mantener en condiciones el escaso y obsoleto equipamiento con el que se cuenta.
El cuartel central de Bomberos de la capital de la provincia ubicado sobre la avenida Lisandro de la Torre e Hipólito Irigoyen cuenta con una unidad con escalera telescopica y un camión autobomba, estos dos de origen americano y que son los únicos más moderno de la ciudad; a lo que se agrega un camion cisterna kamaz y una unidad de ataque rápido.

En caso de una emergencia en el barrio Evita o Belgrano, estas unidades tienen que recorrer cerca de sesenta cuadras con un promedio de 15 minutos para llegar a su destino en el mejor de los casos. Por otro lado la Unidad n° 1 ubicada sobre la costanera local cuenta con un camión autobomba, una unidad de ataque rápido y un camión cisterna Dodge con semirremolque tanque.

Por último, la unidad n° 2 ubicada en la calle Posadas cuenta con una unidad Mercedes Benz del año 80 para abarcar un amplio radio de acción de los barrios Belgrano, Gaucho Rivero, y demás complejpos habitacionales, a lo que se complementa con una unidad de ataque rápido situada en inmediaciones de la comisaria tercera de esta capital. Un total aproximado de ocho unidades cuenta la División Bomberos de la provincia de Santa Cruz en Río Gallegos para acudir a una respuesta contra incendios a una ciudad que cuenta con más de cien mil habitantes.
Y las obras de nuevos cuarteles donde están

Durante el 2011 el Gobernador Peralta en plena campaña proselitista anunció la construción de un cuartel de bomberos en el Barrio San Benito y dejó en claro la necesidad de que faltaban como mínimo tres cuarteles de bomberos para la ciudad capital. Peralta salió electo, pasaron los meses y nada se supo de esos anuncios de nuevos cuarteles y de equipamiento a los bomberos de la capital.

De acuerdo a especialistas la ciudad de Río Gallegos por su densidad demográfica debería contar con seis cuarteles como mínimo para responder en forma rápida a las salidas de incendio.
En este aspecto, es necesario mencionar que es primordial contar con equipamiento moderno y acorde a las necesidades: como ser dos unidades con escaleras telescópicas, camiones cisternas con gran capacidad de transporte de agua por decirlo de alguna manera unidades semirremolques cisternas y unidades de ataque rápido.
Con este cuadro desolador,   todo se hace a pulmón. El personal hace lo que puede pese a la escases de recursos y falta de capacitación. Así, los Bomberos de Río Gallegos encaran un nuevo año. (El Diario Nuevo Día).

DEJA TU COMENTARIO