Policía Montada Comodoro descubrió que en una estancia organizaban carreras de galgos

0

 

El Patagonico
El Patagonico

La Policía Montada siguió el movimiento de varios vehículos que observó desplazarse el domingo sobre la Ruta 26, camino a Río Chico, a unos 110 kilómetros de Comodoro Rivadavia. Es que en varios de ellos se transportaban perros galgos. Cuando llegaron al establecimiento ganadero “El Turco”, se encontraron con una carrera clandestina de perros a la que habían asistido unas 200 personas.

En noviembre último la Cámara de Diputados de la Nación convirtió en ley el proyecto que establece la prohibición de las carreras de galgos en todo el país. Fue en medio de enfrentamientos que protagonizaron grupos proteccionistas de animales y grupos de galgueros, en inmediaciones del edificio del Congreso.

Actividad prohibida por Ley nacional 


La Ley en su artículo 1° prohíbe “en todo el territorio nacional la realización de carreras de perros, cualquiera sea su raza”. Y bajo ese argumento ya investiga el Ministerio Público Fiscal de Comodoro Rivadavia la realización de carreras clandestinas, luego que la Policía Montada sorprendiera el último domingo a unas 200 personas participando de esa actividad en un establecimiento ganadero de la zona de Río Chico.

En una estancia sobre Ruta 26


Según Germán Avendaño, jefe de la Policía Montada de Comodoro Rivadavia, el domingo mientras un grupo de esa división efectuaba una recorrida en la zona rural de la Ruta 26 le llamó la atención el gran movimiento de vehículos que transportaban galgos.
Avendaño comentó que tenían dos presunciones, o que los perros galgos eran transportados para utilizarlos en la caza de animales, o para carreras clandestinas.
Comenzaron a seguirlos y se introdujeron a un establecimiento ganadero en donde se realizaba una suerte de espectáculo.
Solo viajaban a bordo de la camioneta de la Montada, Avendaño y dos policías. Cuando llegaron se encontraron con alrededor de 200 personas que compartían asado y disfrutaban hasta de un buffet en las inmediaciones de una pista armada para las carreras de galgos.

Escaparon para eludir la Ley 


Los policías comenzaron a grabar con un teléfono celular lo que ocurría e inmediatamente cuando advirtieron su presencia algunos intentaron que se fueran del lugar, otros les pidieron explicaciones por estar allí, pero la mayoría subió los perros a las camionetas y escapó del lugar para eludir la ley.
El lugar en donde se realizaba la carrera ilegal de galgos según Avendaño es “El Turco”, un establecimiento ganadero ubicado a unos 110 kilómetros al noroeste de Comodoro Rivadavia.
“Había entre 50 y 70 vehículos, que se habían instalado con fogones, servicio de bufet, y una pista armada con gatera (estructura de partida de los animales corredores) de 250 metros” describió Avendaño. 
La policía ante la inferioridad numérica y al constatar el delito se comunicó con la funcionaria de fiscalía María Laura Blanco, e identificó a los propietarios del campo, Carlos y Alejandro Siski.


Desde el año pasado que rige la prohibición de carreras de perros de cualquier raza”, recordó Avendaño.


De esa manera tras darle intervención a la Justicia Penal, más tarde con una orden de allanamiento en mano la policía ingresó nuevamente al establecimiento y realizó una inspección ocular.
Se secuestraron gateras para galgos, trofeos para los ganadores, bebidas alcohólicas como cervezas que se vendían en el bufet en donde también se ofrecían choripanes. Incluso levantaron de la basura varios papeles con inscripciones de los remates y apuestas, de entre 100 y 500 pesos. 
Lo que más llamó la atención a los policías fue el secuestro de jeringas con las que se presume que inyectaban a los animales y hasta le colocaban suero.
Algunos de los presentes en este tipo de carreras clandestinas habían llegado desde Caleta Olivia, Río Gallegos y de varias localidades vecinas de Comodoro Rivadavia.

El Patagonico

DEJA TU COMENTARIO