El aborto legal logró la media sanción en la Cámara de Diputados

0

El diputado nacional Sergio Ziliotto aseguró a las 8.10 que los tres diputados del PJ apoyaron el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo. Ese giro volcó la tendencia de la votación: fue 129 a favor contra 125 por el rechazo y una abstención. Ahora pasa al Senado.

A pesar de que hasta las primeras horas de este jueves se descontaba que los legisladores del PJ Melina Delú y Ariel Rauschenberger iban a votar en contra de la iniciativa que se debate en Diputados, a las 8.10 horas el diputado Sergio Ziliotto -que ayer había anunciado su postura- difundió a través de las redes sociales que los tres legisladores pampeanos del Justicialismo votarán a favor. De esta manera, podrían inclinar la balanza hacia la aprobación de la iniciativa.

En los conteos de los minutos previos al anuncio de Ziliotto, se especulaba con que la votación se inclinaba por rechazar el proyecto por apenas dos votos. La decisión de los pampeanos -sometidos a presiones y reclamos de los activistas de los dos lados- modificaría esa situación.

El miércoles a la noche se había manifestado que Delú votaba en contra. Y que Rauschenberger tomaría el mismo rumbo. La indecisión de ambos había provocado reproches, principalmente de mujeres de sectores del peronismo, en las redes sociales y cadenas de mensajes para que revisen su posición. También la alerta de los contrarios a la propuesta porque “los estamos perdiendo”, como circuló en mensajes de watspap que se viralizaron.

Según fuentes del mismo Congreso, el gobernador Carlos Verna habría dado la orden a los dos legisladores de votar a favor. Ese disciplinamiento de los dos diputados volcaría la votación a favor.

Por otra parte, en su intervención, este jueves alrededor de las 8, el diputado nacional de la UCR, Daniel Kroneberger, fundamentó en el debate su voto positivo. “Es una cuestión de clases. Los mujeres que tienen recursos económicos lo realizan en forma clandestina pero en condiciones razonablemente seguras. Y las mujeres que no lo tienen, de mínima arriesgan su vida y en muchos casos, mueren. Desde el Estado no podemos esconder el tema y fomentar que siga la clandestinidad”, señaló.

“Esté legalizado o no, las mujeres que decidan hacerse un aborto lo harán. La diferencia es que en un caso se ven forzadas a hacerlo en un centro clandestino donde el negocio es rentable cuanto más abortos se realizan. La realidad impone y pide a gritos que esta situación sea regularizada. Es una cuestión de Salud Pública y el Estado no puede estar ausente. Por eso considero que debemos despenalizar el aborto para intentar vivir en una sociedad más equitativa y menos hipócrita”, completó.

 

DEJA TU COMENTARIO