Niña de Caleta que padece Síndrome de Moebius se expresa a través de su tablet

0

Venizzia Piva es la primera niña en Caleta Olivia que se comunica a través de una aplicación para el sistema operativo Android descargada en una tablet. Padece el Síndrome de Moebius, una enfermedad neurológica congénita que provoca parálisis en rostro y dificulta tanto el habla como expresiones faciales.

Esta aplicación de software tiene cargados pictogramas que son figuras pre establecidas que representan acciones, como ver televisión, viajar en automóvil, manifestar deseos de comidas o bebidas, sentimientos, estados de ánimo y otras expresiones de gran utilidad para las personas que padecen ese síndrome.

Fue su mamá, Lucrecia Díaz, quien comentó públicamente que tuvo la ocasión de encontrar esa aplicación luego de una conversación que mantuvo con el neurólogo que asistió a su hija a quien “le pregunté si mi hija tenía autismo, a lo que respondió con toda seguridad que no”.

“Venizzia no podía expresarse, existía una barrera entre ella y el mundo y se manifestaba con berrinches, se quitaba la ropa, tenía movimientos repetitivos, ansiedad. Tiene una traqueotomía a raíz de una característica propia del síndrome de Moebius que afecta su cara y el aparato deglutorio, afectando también sus cuerdas vocales”, detalló.

Prosiguió relatando que “a partir de ahí comencé una búsqueda en la play store de Android y no tardé en dar con la aplicación que por el momento nos podía conectar con ella y saber qué quería en tiempo real. Fue un momento cargado de emociones y ansiedad ya que por primera vez iba a saber qué sentía”.

“Lo que hicimos fue cargar algunos pictogramas y se los presentamos. Al principio ella no quería y no entendía para qué servían; por eso –añadió- sentí frustración y pensé que algo estaba mal y no sabía cómo hacerla entender de que ese dispositivo lograría hablar por ella”.

“De todo modos intentamos una y otra vez. Exploré la aplicación, le puse cosas (más pictogramas) en el tablero que fueran de su interés, como ser un postre, limón, mayonesa y a Peppa Pig (dibujo animado) que obviamente no podía faltar”.

“Y ese fue el enganche, la motivación, porque comenzó a pedir a Peppa con la tablet. Entonces le dije: ‘¡si podés pedir esto, podés pedir el mundo!’” expresó la mamá.

DEJA TU COMENTARIO