El Estado quiere que YPF reinvierta u$s1.100 millones que ganó

1

El cruce entre el Gobierno e YPF sumó ayer un nuevo capítulo de enfrentamiento cuando el representante del Poder Ejecutivo, Roberto Baratta, que participó de una reunión de directorio, se opuso a la aprobación del balance de 2011 por “no reflejar adecuadamente” la situación económica-financiera de la compañía.

La reunión tuvo lugar en la imponente sede de YPF ubicada en Puerto Madero, donde el subsecretario de Coordinación y Control del Ministerio de Planificación y representante por el Estado argentino concurrió acompañado por el secretario de Energía, Daniel Cameron, y el viceministro de Economía, Axel Kicillof, que aunque no son miembros del directorio lograron asistir por un gesto de buena voluntad de la petrolera..

El 23 de febrero último, el directorio de YPF no había franqueado el ingreso de Cameron ni de Kicillof, lo que motivó que esa reunión fuera declarada ilegal por la Comisión Nacional de Valores (CNV).

Baratta sostuvo ayer que el balance y memoria de la petrolera “no reflejan ni exponen adecuadamente la situación económica financiera de la compañía”.

También reclamó que la empresa no libere el pago de dividendos correspondientes al ejercicio 2010-2011, en donde esa controlada de Repsol registró ganancias por un equivalente de u$s1.100 millones en ese ejercicio.

El Gobierno nacional pretende que esos recursos sean destinados a una reserva “voluntaria” destinada a reforzar los planes de inversiones en exploración y explotación de hidrocarburos en el país.

Pese a la oposición del Gobierno, el balance fue aprobado en el transcurso de una reunión que el español Antonio Brufau, presidente de Repsol YPF, condujo desde Madrid a través de una videoconferencia.

Siempre sobre la puja que se desató por los importantes retrocesos productivos de todo orden que registra YPF, tanto en lo que hace a la extracción de líquidos, gas como en el sector de la refinación, el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, se apresta a convocar a diez gobernadores de provincias productoras para definir una estrategia por la permanente declinación productiva de YPF.

Fuentes de la Organización Federal de los Estados Productores de Hidrocarburos (Ofephi) confirmaron que el ministro ya informó sobre la reunión a los gobernadores, aunque todavía sin fecha.

El aviso del encuentro de los gobernadores con De Vido se conoció por boca de colaboradores del mandatario chubutense Martín Buzzi.

También trascendió que la intención de retrovertir concesiones de YPF ubicadas en esa provincia no tendría grandes inconvenientes legales porque ni siquiera la petrolera gestionó la extensión de esos permisos.

Los gobernadores no muestran un frente homogéneo ante la petrolera

La beligerancia que evidencia el gobernador Martín Buzzi se fundaría en que, tras el retiro del Plan Petróleo Plus, Chubut sería una de las mayores perjudicadas por el bajo rendimiento productivo que acusan los pozos de esa cuenca sedimentaria cuyos líquidos además son penalizados con descuentos por el contenido de azufre del Escalante.

En cambio, en lo que hace a Santa Cruz, donde YPF extrae en sus áreas operadas unos 10.000 metros cúbicos diarios de crudo sobre un total de 24.500 m3 que produce en todo el país, la postura del gobernador Daniel Peralta no buscaría confrontar con esa petrolera por los auxilios económicos que recibió de YPF a cuenta de futuras regalías.

Otra de las provincias que sería remisa a enfrentarse es Neuquén por la situación contractual de Loma La Lata, donde YPF extrae 22 millones de metros cúbicos diarios de gas natural.

Fuente: BAE

  1. REPSOL no cumplió núnca con lo exigido por el contrato de concesión de área. El gobierno, debió recindirle el contrato hace ya mucho tiempo, lo que pasa es que el gobierno utilizó a la empresa para calmar las situaciónes sociales generadas por el desempléo derivado de el arribo incontrolado de compatriotas en busca de un mejor vivir, y esa situación , núnca fué bién gestionada por los gobiernos que hemos tenido.

DEJA TU COMENTARIO