Informe Especial: Víctor Cingolani absuelto. Escribirán un libro sobre el caso

1

Marcos “Tosco” Díaz  quedó como único  condenado  por el  asesinato  de la modelo Johana Casas. Los jueces que integraron el tribunal fueron Oscar Santucci, Laura Vallebella y Eduardo Monellos.

Este tribunal condenó a Diaz a 12 años de prisión por haberlo considerado el autor de la muerte de Johana Casas, es decir, por Homicidio simple.

Concretamente, por efectuarle los dos disparos de arma de fuego que la ultimaron.

A Victor  Cingolani, en Agosto del año pasado, otro tribunal integrado por los  jueces: Cristina Lembeye,Graciela Ester Ruata de Leone y Juan Pablo  Olivera, lo condenaron a 13 años de prisión por haber empuñado el arma y disparar contra Johana  Casas ,matándola.

Por el mismo delito que  fue sentenciado Marcos Díaz. El delito por el que se lo sentenció fue idéntico: Homicidio Simple. El fallo contra Cingolani se basó en dos pruebas que lo vincularon al caso.

La primera por haber dado positivo el resultado de la prueba de “guante de parafina” por medio de la cual se determinó la existencia de resto de pólvora en sus manos, y con eso, que había disparado matando a Casas.

Y la segunda, fue la prueba de rastros que hicieron dos perros de la Policía ,que por medio de un rastro madre (una prenda íntima que los animales antes habían olfateado) marcaron con precisión el lugar exacto en que Cingolani había estado presente el día en que ocurrió el hecho, justo en el sitio en que fue encontrado sin vida el cuerpo de la joven Johana Casas.
El  Dr Leonardo Cimini que fue quien instruyó la causa, y  desde el comienzo orientó la investigación contra Cingolani.

Diaz en principio no estuvo vinculado al hecho, al punto de haber declarado como testigo, siendo importante tener presente que éste fue el último novio de Johana.

Pero durante el transcurso en que fue avanzando la causa, a Diaz se lo empezó a relacionar con un posible encubrimiento respecto del hecho cometido por Cingolani. Encubrir significa desviar la investigación, llevar a cabo conductas tendientes a ocultar pruebas, rastros o imputados.

Cuando la causa ya estaba para ser elevada a juicio, a Diaz se lo imputó y procesó por haber intervenido como partícipe necesario del hecho, esto es, por haber aportado el arma a Cingolani y estado presente en el momento en que éste le disparó causándole la muerte.

A Diaz en ese momento de la investigación se le reprochó que sin su ayuda el delito no habría podido cometerse porque a la víctima se la había matado con su arma.

Así fue que, una vez elevada la causa respecto de Cingolani, Diaz se profugó y se mantuvo oculto en esa condición por casi un año, hasta que finalmente se entregó y entonces se lo detuvo elevándose la causa respecto de él, pero en éste caso, otra causa, o sea, la anterior desdoblada.

Asi trabaja CIMINI

Desdoblar la causa fue decisión del Dr Leonardo Cimini .Así trabaja Cimini .  Es posible que si no se hubieran desdoblado las causas ,  hoy día no se habría dado esta situación de dos personas condenadas por hacer lo mismo: disparar con un arma de fuego matando a Johana Casas. Uno preso por homicidio simple ( Díaz) y uno Absuelto ( Víctor Cingolani).

Como antes se dijo, a Diaz lo encontraron culpable de haber sido el autor que efectuó los dos disparos que atravesaron el cuerpo de Johana Casas.

Las pruebas que lo comprometieron fueron el hallazgo en el lugar del hecho de colillas de cigarrillos con su ADN, y un CD de una cantante que él llevaba en la guantera de su vehículo. Esas dos pruebas lo incriminaron directamente, así como la  mala justificación que utilizó como coartada que consistió en haber huido del pueblo ni bien cometido el hecho rumbo a Piedrabuena para deshacerse del arma.

Esos elementos y otros indicios más lo responsabilizaron a Díaz de su autoría en la muerte.


La Defensa de Cingolani  ( Dr Lucas Chacón )  queda habilitada a pedirle al Tribunal Superior de Justicia de Río Gallegos que entendiera en la apelación y declarara su absolución  y así  dispusieron  su inmediata libertad, ya que mal podría seguir detenido, cuando con posterioridad se condenó a otro, por lo que a él le dieron 13 años de prisión .

El razonamiento es el siguiente: si a Cingolani se lo acusó y condenó por matar con un arma de fuego a una persona, hecho que, con posterioridad otro Tribunal dispuso que el verdadero autor del hecho fue otro (Diaz), está claro que no podrá ser vuelto a juzgar, y eso porque el Estado ,por medio del aparato de Justicia ya tuvo la oportunidad de hacerlo y lo hizo acusándolo de disparar y matar y no por haber hecho otra cosa.

Cingolani “libre de culpa y cargo”
A nadie que se le compruebe que no cometió un hecho, puede después volver a ser juzgado por ese mismo hecho dos veces, diciéndole”… como no te pude probar que disparaste, ahora te acuso de haber estado presente atajando a la víctima…”

No, eso no se puede. Si el Estado lo juzgó por disparar y después se comprobó que él no fue el autor de ese hecho, el Estado no puede volver a hacer  nada a su respecto.

Le tiene que decir: Sr: Váyase a su casa. Queda libre de culpa y cargo .Por eso es posible que la Defensa de Cingolani también demande al Estado Provincial alegando que fue privado de su libertad injustamente y que a su consecuencia sufrió daños económicos y psíquicos irreparables.

Pero eso es un juicio civil que podría impulsar quedando sujeto a prueba. En acciones de esa naturaleza no siempre es fácil probar que el Estado se equivocó de forma tan grosera como para mantener a alguien detenido injustamente. No obstante, aunque es difícil, no es imposible.

Trascendió de fuentes propias que por este caso dos letrados radicados en Pico Truncado se encuentran en la tarea de escribir un libro

@SusanaCBarrera

foto y producción : Claudio Gialetti Pico Truncado

www.elciudadanodelasheras.com

.

DEJA TU COMENTARIO