Se suicidó el jefe de Unidad de Bomberos de Caleta

0

El comisario Alberto Vivar, quien ocupaba el cargo de jefe de la Unidad Quinta de Bomberos de Caleta Olivia, se quitó la vida en las primeras horas de la tarde del martes disparándose un balazo en la cabeza con su arma reglamentaria cuando se hallaba en Piedra Buena, localidad a la cual había viajado para visitar a su madre.
Versiones surgidas en el ámbito de la fuerza de seguridad dan cuenta que el oficial venía afrontando un cuadro de depresión por razones familiares, las que se vieron potenciadas el martes por la mañana cuando se enteró que la jefatura provincial le iba a instruir un sumario administrativo.
Al respecto se dijo que el propio titular de la plana mayor, comisario general Salomón Aleuy llegó a Caleta Olivia procedente de Río Gallegos con ese propósito, acompañado por otros integrantes de la plana mayor.
Si bien no hubo información oficial alguna y se presupone que nunca la habrá, las fuentes consultadas por Voces y Apuntes indicaron que los integrantes de una asociación civil que hace poco tiempo se conformó para colaborar con el cuerpo de bomberos de esta ciudad, habrían acusado tanto a Vivar como al responsable de la Zona Cinco de la misma institución, Ramón Ramos, de un manejo personal de los fondos que se obtienen en el Departamento de Verificación de Automotores que depende del cuerpo bomberil.
Las fuentes también indicaron que ambos oficiales ya le habrían informado hace varios días a Aleuy que ellos no manejaban esos recursos económicos ya que tal responsabilidad se asignaba a un suboficial y además el registro de los recibos y balances semestrales pasaba por manos de un contador público, con lo cual el aspecto administrativo se realizaba de manera transparente.
Por otra parte se dijo que resultaba extraño que una entidad civil tuviera atribuciones o fuertes influencias sobre el titular de la plana mayor como para que éste dispusiera un sumario administrativo, dejando de lado los controles formales e internos que hipotéticamente debería realizar la propia fuerza de seguridad.
En tanto, el drástico deceso de Vivar, de aproximadamente 40 años de edad, causó profundo pesar entre sus camaradas y la familia policial, estimándose que sus restos serán inhumados hoy en el cementerio de Luis Piedra Buena, localidad de la cual era oriundo.

DEJA TU COMENTARIO