Las estafas telefónicas, un delito que tomó fuerza en la provincia

0

Este tipo de delitos ha ganado terreno, alcanzando y hasta superando en el ‘rédito’ que obtienen los delincuentes, contrastándolos con delitos contra la propiedad en Santa Cruz.

Las estafas telefónicas y las innumerables variaciones del ‘cuento del tío’, entre otras metodologías de engaño, han crecido indudablemente en el último tiempo en la provincia de Santa Cruz. Esto sin dudas ha quedado en evidencia en el transcurso de este año, donde han trascendido y denunciado decenas de casos a lo largo y ancho de la jurisdicción.

Los principales apuntados son los adultos mayores y jubilados. Los delincuentes se aprovechan del desconocimiento y vulnerabilidad de estos para llevar adelante el ilícito, que en algunas oportunidades les dejó rédito de miles de pesos. El caso más resonante, sin dudas fue el del miembro de la comunidad zíngara que cayó en septiembre, quien se estima se hizo de unos tres millones de pesos.

En lo que va del año han sido más resonantes los casos de estafas telefónicas que los propios delitos contra la propiedad (robos), lo que generó la alarma y preocupación de la comunidad en general, para no sólo estar atento a no ser abordado en la vía pública o en la propia vivienda por maleantes armados, sino por terceros que llaman y a partir de engaños, buscan también robar.

Sacando los grandes golpes que se han dado en el último tiempo, como asaltos a empresarios en ciudades como El Calafate y Caleta Olivia, en donde los delincuentes se alzan con montos de hasta siete cifras, los fraudes telefónicos han sido de mayor rédito para quienes actúan detrás de las llamadas, contrastándolos con delitos menores como robos a viviendas, comercios chicos, etcétera.

Además, hay una ventaja que tiene este tipo de maleantes por sobre los otros: es muy difícil atraparlos, ya que actúan telefónicamente (con celulares descartables) y con una identidad falsa. No son captados por cámaras de seguridad, no hay testigos (salvo el denunciante).

“Es un trabajo engorroso”, dijo una fuente policial consultada por este medio, ya que es difícil dar con el autor del delito, pese a que la Policía de Santa Cruz cuenta con el personal capacitado para trabajar en este tipo de casos y la aparatología necesaria.

En tanto, lo anunciado recientemente por el Ministerio de Seguridad de la Nación, de poner foco en el 18 de octubre como fecha límite para nominativizar las líneas de celulares prepagos, fue valorado por investigadores de la provincia ya que, si bien se trata de una política activa para reducir principalmente los robos a celulares, que es el principal delito en la Argentina, esto también ayudará en otros aspectos.

Con la determinación se busca realizar un aporte sustancial a la inteligencia criminal, reduciendo al mínimo el mercado negro de dispositivos, que es el utilizado por los delincuentes para introducir chips no registrados y así cometer los hechos delictivos más complejos en materia de narcotráfico, secuestros o robos más sofisticados y estafas.

ANSeS

En ese aspecto, el primero de los métodos de estafas ocurridos este año, y que fue de público conocimiento, fueron estafas consumadas a jubilados de la ANSeS, lo que motivó a que la titular de la UDAI Río Gallegos, Daniela D’Amico, realizara una denuncia formal por los delitos contra los trabajadores pasivos.

Este engaño, que comenzó a realizarse en el mes de febrero, consta de una persona que llama haciéndose pasar por un abogado del organismo quien ‘informa’ a la víctima que, para acceder al beneficio de la Reparación Histórica primero ‘deberán realizar un depósito inmediato en una caja de ahorro’.

De esta manera, todo de manera telefónica, el delincuente solicita al beneficiario que al momento de llevar a cabo la operación, se contacte nuevamente ‘para ser guiado’. Una vez realizada la transferencia, aseguran que en los próximos días ‘le llegarán novedades’. La estafa, consumada, sin ejercer violencia, simplemente engañando.

Este tipo de delito no sólo tuvo lugar en la ciudad de Río Gallegos, sino también en otras localidades de la provincia como Pico Truncado, Puerto Deseado y Caleta Olivia, de acuerdo a las fuentes consultadas.

Quienes realizaron este tipo de estafas, lo hicieron de manera preparada y con información que no cualquiera posee. Es decir, poseían números de teléfonos de jubilados (base de datos) y algo notoriamente particular que pasaba al comunicarse al número del ‘estafador’: poseían una canción de espera, el mismo ‘jingle’ que utiliza la ANSeS.

La UDAI Río Gallegos debió reiterar mensajes de alerta en reiteradas oportunidades durante la primera parte del año, ya que desde febrero hasta por lo menos junio, se registraron denuncias en torno a este tipo de delito. Hasta hoy, no trascendieron detalles de en qué situación se encuentra la denuncia efectivizada en la Justicia Federal. No hay personas detenidas.

‘Cuento del sobrino’

Otro tipo de estafa, que no ha tenido (o por lo menos, no se dieron a conocer casos de personas que ‘caigan’) es el del ‘cuento del sobrino’ que suscitó exclusivamente en la ciudad de El Calafate.

Este tipo de estafa consiste en que el delincuente llama haciéndose pasar por un sobrino que viene en ruta hacia la Villa Turística y que se queda varado en la ruta 40 por un problema en su vehículo. El llamado es para pedir que su “familiar” deposite un dinero para pagar una grúa que los remolque hasta esta localidad.

Hasta el momento no se ha conocido ningún caso de estafa consumada, pero fueron cerca de 20 las personas que expusieron públicamente la situación, aunque no todos radicaron la denuncia policial. Este tipo de hecho aconteció primero en el mes de mayo pero, en los primeros días de este mes, nuevamente volvieron a acontecer, lo que obligó a las autoridades policiales a lanzar comunicados advirtiendo a la población.

“Hola tía” o “Hola tío” es el primer saludo del otro lado, del lado del estafador. Si la víctima se apura en decir el nombre de su sobrino/a, ya el delincuente está en la siguiente fase e incorpora el ‘protocolo de actuación (en este caso, de estafa)’ para obtener dinero engañando. Cuando el vecino al que llaman repregunta ‘¿qué sobrino?’, del otro lado se escucha ¿tu sobrino preferido, no me reconoces?’ o un mensaje similar. Tienen todo planeado.

La ayuda consiste en que debe depositar una suma a través de un sistema de pago rápido a la cuenta de una persona que, supuestamente, es la dueña de una grúa que llevará a remolque el vehículo hasta El Calafate. El “sobrino” promete que una vez que llegue le devuelve la plata. Por supuesto que todo es mentira, y una vez hecho el depósito nunca más tendrá noticias de su dinero.

Otros tipos de estafas

Otra variación reciente de una estafa trascendió esta semana, en El Calafate. También es por teléfono, más precisamente por WhatsApp. Quien escribe dice ser representante de la firma VISA y que la línea a la que se comunicó fue beneficiada con 50 mil pesos. El resto del fraude, similar al del caso ANSeS.

Lo que también encuadra como estafa o fraude, es lo que realizaron algunos extranjeros en años anteriores en la villa turística y también en Río Gallegos, a través del ‘skimming’ para clonar tarjetas de crédito.

Por otro lado, en 2018 han dado a conocerse varios casos en la zona norte de la provincia de automóviles con la codificación alfanumérica no correspondida con la documentación del propietario, es decir, patentes adulteradas. En estos casos, quien es demorado conduciendo el rodado suele ser víctima de un tercero, quien obtuvo el rodado de manera ilegal y lo vendió a un módico precio, ya que es un ‘auto clonado’.

El estafador en tres ciudades

En el mes de septiembre, la Policía detuvo a un sujeto miembro de la comunidad zíngara denunciado por secuestros virtuales y estafas telefónicas en tres ciudades: Río Gallegos, Puerto San Julián y Pico Truncado. Fue aprehendido en la Unidad Operativa Güer Aike, cuando regresaba a la capital provincial, a bordo de un Volkswagen Vento, comprado con dinero de sus fraudes.

El sujeto ya ha declarado ante los tres Juzgados intervinientes y fue reconocido por varias de las personas estafadas. Está sospechado de alzarse con una suma que ronda los 3 millones de pesos.

Actualmente, el sujeto se encuentra detenido en Puerto San Julián, procesado con prisión preventiva. Pero, de acuerdo a la última información obtenida, su abogado ha apelado y ahora la causa pasó a manos del Juzgado de Recursos que deberá confirmar el procesamiento o hacer lugar al pedido de sobreseimiento.(Juan Manuel Reyna para La Opinión Austral)

Fuente: LA VOZ SANTACRUCEÑA.

DEJA TU COMENTARIO