Santa Cruz irá a la Corte: “la pérdida no sólo sería económica, sino social”

0

Como lo hicieron ya tres provincias, en las próximas horas el gobierno de Alicia Kirchner se presentará en la Corte para pedir la inconstitucionalidad del DNU Nº 566, que fijó un precio diferencial al crudo y recortó regalías por más de $ 600 millones mensuales.

En la centralidad del planteo aparecen los argumentos que esgrimió el gobierno santacruceño cuando fue a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, para pedir la ilegalidad del decreto de necesidad y urgencia con el que Mauricio Macri derogó el fondo Federal Solidario. Aquella vez porque el poder central rompía un acuerdo federal de forma unilateral para cumplir con las pautas del FMI y ahora peor todavía, porque la Nación se mete con los acuerdos entre las empresas hidrocarburíferas y la dueña de los recursos.

Tal como lo viene publicando este diario, el mismo día que el Gobierno de la alianza Cambiemos estableció que hasta diciembre las entregas de petróleo crudo efectuadas en el mercado local se pagarán a US$ 45,19 y fijó un precio de referencia BRENT a US$ 59, la Fiscalía de Estado que conduce Fernando Tanarro comenzó con el borrador de la demanda, que la gobernadora Alicia Kirchner frenó a la espera de llegar a algún tipo de acuerdo con la Nación el martes.

Sin embargo, como se sabe, aquella convocatoria con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio y con el flamante titular de Hacienda, Hernán Lacunza, fue infructuosa, ya que el Gobierno no ofreció nada a cambio del recorte a las regalías y en el aire quedó flotando la idea de que estaban queriendo ganar tiempo rumbo a octubre.

Ayer Río Negro, La Pampa y Neuquén demandaron al Estado Nacional, y se espera que en el transcurso de hoy lo haga Santa Cruz, con el patrocinio de Graciana Peñafort.

La demanda contiene incluso el pedido de una medida cautelar que, hasta tanto resuelvan la cuestión de fondo, permitiría volver al estado de cosas previo al 15 de agosto, atendiendo que “la magnitud del daño, cierto e inminente, de la arbitraria e ilegítima” conducta del Gobierno Nacional “podría ser de carácter tal que llevaría a afectar la explotación y producción hidrocarburífera”, se lee.

En Alcorta no sólo atienden a la pérdida en términos económicos por el recorte por regalías de unos $ 600 millones, sumada a la caída de la coparticipación por la eliminación del IVA en algunos alimentos de la canasta básica, entre otras decisiones que incluye el paquete macrista, sino el impacto que el ajuste podría tener en la paz social santacruceña, toda vez que las petroleras ya pegaron el grito en el cielo y pusieron en duda las inversiones.

En este sentido, fuentes del Gobierno Provincial aseguraron a La Opinión Austral que la gobernadora sigue con cautela el asunto y pidió a sus funcionarios y funcionarias evitar las declaraciones rimbombantes, para no alimentar las elucubraciones que, en este contexto, intentan instalar la idea de que habrá problemas con el pago de salarios.

“La pérdida no sólo sería económica, sino social, que implicaría un trascendente retroceso en la política laboral y poblacional de nuestra provincia”, dice más tarde la demanda que acusa al DNU Nº 566/19 de ser capaz de “tirar por la borda años de arduo trabajo y sacrificio por parte de los gobiernos provinciales”.

La demanda cuestiona que el DNU “impide la obtención de un precio libre entre terceros, al estipular que, durante los próximos 90 días, las entregas de petróleo crudo dentro del mercado interno deberán ser facturadas y pagadas al precio convenido entre productoras y refinadoras al día 9 de agosto del corriente”.

A los ojos de las provincias, el decreto es inconstitucional y quebranta el régimen federal de hidrocarburos, un tema en el que ya se metió la Corte con varios fallos en las provincias de Chubut o Mendoza, con Chevron.

La demanda también se parece a la de la soja cuando denuncia que el presidente no puede tomarse atribuciones del Poder Legislativo, porque, además, no están explicadas en el decreto cuáles fueron las razones de ‘necesidad’ y de ‘urgencia’.

Fuente: La Opinión Austral.

DEJA TU COMENTARIO