EL “VACUNADO VIP”, CARLOS ZANNINI, MANEJA LA JUSTICIA PARA SALVAR A SU JEFA

0

Después de que el país parece haber descubierto la esencia de Carlos Zannini, el nombrado (aunque parezca chiste no lo es) Procurador del Tesoro de la Nación (¿?), vamos a recordar aquí quién es realmente el llamado “monje negro”, aquella suerte de sombra de alguien que estando en el poder, se presta para hacer el trabajo sucio, apodo que supo ganarse en Santa Cruz, Carlos Zannini, mano derecha e inclaudicable de Néstor y Cristina y constructor de cuanta trampa y adecuación de la justicia a los intereses partidarios se pudiera haber hecho en esta provincia, en los 12 años del kirchnerismo en Nación y en esta nueva etapa, en la cual pasó de la cárcel al funcionariato, sin prisa pero sin pausa.

Zannini cayó detenido en 1975 durante el gobierno de Isabel Perón, cuando militaba en el grupo Tupac y dentro del ámbito universitario en Vanguardia Comunista (Partido de La Liberación), una línea de extracción maoísta, datos que fueron corroborados por un compañero de Zannini en esa época, el Dr Dino Zaffrani, cordobés como el funcionario K, pero que con el devenir de los tiempos y las circunstancias, se apartó del derrotero “del chino” o “el ñoño” y siguió sus convicciones políticas, sin capitular como lo hizo su coterráneo.

Zaffrani, uno de los pocos que pueden hablar con conocimiento de causa, por haber pertenecido al mismo espacio de Zanini y compartido militancia con personas muy conocidas de la política y la justicia  en Santa Cruz, describió claramente lo que ocurría por aquellos años “Zannini fue una cucaracha que quedó en libertad en plena dictadura, “por buena conducta” y agregó “había dos formas de quedar vivo, ser colaboracionista o portarse bien. Zannini eligió tener conducta intachable y le fue bien”, dijo irónicamente.

Los dos militábamos en la agrupación comunistas y Carlos llegó a Santa Cruz en 1983”, le dijo a OPI el propio Zaffrani, quien agregó “salió de la cárcel en el ´78 y en esa estadía estuvo en el pabellón de privilegiado, donde quedaban a los que tenían “buena conducta”, y el abogado resaltó “Zannini salió por la puerta grande de la penintenciaría en el Barrio San Martín, mientras yo me quedé solo en los Saltos de Mata durante la dictadura juntándome con otro, eligiendo una parada de ómnibus distinta cada vez, para hablar sin que nos levantaran”.

El abogado recordó con dolor las palabras de Roberto Cristina, por ese entonces Secretario General del partido Comunista en la Argentina, quien fue detenido en el campo de exterminio de El Vesubio en 1978 y antes de que lo mataran dijo una frase que perdura como un eco en las paredes ensangrentadas de aquel sumidero “Algo mal habremos hecho para terminar así“.

Así como Cristina moría después de haber sido “chupado” en el Vesubio, Zannini ingresó en la cárcel de Encausados, la Unidad Penitenciaria 1 de córdoba y de allí fue trasladado a la U9 penal de La Plata, hasta que fue liberado en 1978. Fue procesado en épocas del peronismo encarnado en Isabel, la viuda de Perón y salió de la penintenciaría, caminando y por la puerta principal por donde había ingresado.

En el Vesubio toda la conducción fue asesinada. No quedó ni uno, pero antes, en el `77, muchos habían huido como ratas, como César Marcelino Arizmendi, Alicia de los Ángeles Mercau, Eduardo Mengarelli, Angelina Abbona y Jorge “el negro” Chávez”, dijo lapidariamente Zaffrani y remarcó “Hoy la mayoría de ellos y sus hijos siguen viviendo de la teta del Estado, con sueldos siderables, como los 4 hijos de Zannini, los 2 de Arizmendi, los dos de Mengarelli y los del negro Chávez”, afirmó Dino Zaffrani y a la luz de las recomendaciones que le hizo públicamente Carlos Zannini a Horacio Vertvisky, Zaffrani dijo “Y esta cucaracha hoy le da consejos “al perro”, al afirmar que está bien que se hayan vacunado; y ha sido esto lo que le permitió a tipos como Vázquez o Bodlovic hacer lo mismo y de alguna manera, sentir que no hicieron nada malo, que en todo caso, les correspondía y por eso son criticados”, y concluyó “Todos estos, igual que Zannini, siguen usufructuando mieles de una Argentina empobrecida, en caída libre y donde el laburante, el empresario y el pequeño comerciante, no pueden ver el futuro”.

Zannini, el Sensei

En mayo del 2013 (hace ya 8 años) en OPI elaboramos un informe en video, referido a Carlos Zannini, al que denominamos “El Sensei”, con motivos de la Reforma Judicial que por aquellos momentos se impulsaba en el gobierno de Cristina Fernández y que ahora vuelve a estar en la primera plana de la agenda política del presidente Alberto Fernández, con el único fin de contribuir en la búsqueda de la impunidad judicial para los delitos cometidos.

En aquella oportunidad buscamos las voces más representativas y libres que podrían contar desde su opinión personal y en base a la experiencia de tantos años en Santa Cruz, quién era Carlos Zannini, cómo se gestaba su persona con la manipulación judicial, tanto en Santa Cruz como en Nación y allí dieron sus testimonios: el ex Fiscal Andrés Vivanco, el periodista Héctor Barabino y el DR Dino Zaffrani, quienes abordan allí, una suerte de biografía política de Carlos Zannini de cuando junto a Néstor Kirchner, transformaron a la justicia provincial en un ghetto hecho a imagen y semejanza de las necesidades del Frente para la Victoria.

A la vista de los últimos acontecimientos nacionales que rodearon a Zannini y de la fuerte arremetida del gobierno sobre la justicia federal y el Procurador Casal, resulta muy actual aquel informe del año 2013 que ponemos a disposición del lector.

Fuente: OPI Santa Cruz

DEJA TU COMENTARIO