EL PODER JUDICIAL HIZO UNA DEFENSA INNECESARIA DE LA JUEZA LÓPEZ LESTÓN, PORQUE NADIE ATACA SU DIGNIDAD PROFESIONAL SINO LA FALTA DE RESULTADOS EN LA INVESTIGACIÓN DE MARCELA LÓPEZ

0

En el sitio digital del Poder Judicial de Santa Cruz se difundió una nota bajo el título “Marcela López: la Justicia busca reconstruir la verdad” y en su desarrollo, admite una clara defensa corporativa a la intervención en la causa de la jueza penal Valeria López Lestón y con la ventaja de saber pormenorizadamente cuáles son punto por  punto, los distintos matices de la causa, elabora una suerte de opinión, no solo ya sobre la propia causa, su curso y las acciones llevadas a cabo en la investigación, sino, sobre la jueza a la que intenta posicionar en una zona de confort donde la elipsis del mensaje deja entrever que no se la puede criticar, porque “hace todo lo posible”, se han puesto todos los recursos para encontrar a la desaparecida Marcela López y sin decirlo, el escrito es casi un canto al investigador vencido: “hasta acá llegamos ¿Qué más quieren que hagamos?”, sería la traducción literaria de libre interpretación de todo el contexto de la nota.

“…es necesario poner en conocimiento de la sociedad, cuáles fueron las tareas realizadas en una investigación de la que participaron múltiples organismos y un volumen de recurso humano imposible ya de calcular”, dice el escrito y señala “La investigación permanece en curso y produciendo pruebas, en un expediente que dista por completo de las hipótesis que circulan en algunos medios de comunicación, y que nunca fueron planteadas por la querella en el ámbito judicial”.

Rocío, la hija de Marcela López, ha manifestado que la mayoría de las pruebas y filmaciones que posee la causa, fueron acercados por ella y la familia, quienes se tomaron el trabajo de aportarlas ya que ni la policía ni la justicia parecen haber descubierto ni pedido urgentemente para hacer la trazabilidad de Marcela, luego que dejara su auto frente a la casa de su hija y desapareciera.

No obstante la nota de la Justicia dice “A raíz de las versiones que se echaron a rodar y parecieran intentar desviar la atención y responsabilidad que un hecho tan grave ameritan…” elaborando una teoría conspirativa de sectores como el periodismo, por ejemplo, que tendría la intención de “desviar la atención”, expresan desde la justicia, sin especificar, obviamente, cuál sería la intención y el interés concreto de los que “echaron a rodar” esas versiones, por lo tanto, transforma en ambiguas y poco serias las acusaciones hacia objetivos y fines no identificados de parte de sectores que tampoco nombra.

Rocío y Justicia: dos fuerzas incompatibles

En función de la adhesión del Poder Judicial de Santa Cruz al “Protocolo para la investigación y litigio de casos de muertes violentas de mujeres”, la magistrada encausó la búsqueda de Marcela López como si se tratara de un posible femicidio y  mantuvo comunicación directa con las hijas en al menos quince oportunidades”, prosigue el texto y en este punto la propia hija de la mujer desaparecida Rocío González, escribió en su muro de face: “En nuestras caras nos mienten, esta es la justicia de Santa Cruz. Que impotencia tener que soportar tanta hipocresía, menos mal que las personas que nos conocen saben que somos honestos y no mentimos. Por demás está aclarar, siempre estuvo todo a la vista, la venimos buscando a mi mamá incansablemente hace mas de 100 días!! Re cansados de lidiar con esta justicia korrupta”. 

Obviamente, la diferencia sustancial de fuerzas (Rocío y su abogado por un lado y por el otro la Justicia corporativa) hace el tema aún más dramático, por tratarse de un Estado provincial que hace una defensa inconmensurable de quien tiene per se  la fuerza de su propio lado, pero también la obligación de dar respuestas concretas, ciertas y rápidas, a la desaparición de una persona que avergüenza a Santa Cruz, por haberla constituido desde el gobierno (solo en el mensaje-relato, no en la realidad) en un adalid de los DDHH.

“Todo lo propuesto fue por parte de la querella porque la justicia se negó siempre a buscar fuera del agua, la única hipótesis de la señora jueza Valeria López Leston es la del agua, sin pruebas!! . Ni siquiera el importantísimo testimonio de la pareja de mi mamá lo plasmó en el expediente, yo me pregunto.. porque?? Y así infinidad de errores, siempre nos rechazaron todo lo que propusimos, tuvimos que estar en todo, nos borraron las cámaras del recorrido, nos dijeron que no había geolocalización y así muchos puntos mas, con el único fin que es encontrar a mi mamá. Nuestras pruebas son la infinidad de escritos solicitando y las respuestas eran “no ha lugar”; bien realizados los allanamientos si no llegaba Marcos Herrero no encontraban nada. Saben cuál es el peor error de la justicia?? no asumir sus errores”, culmina Rocío González, hija de Marcela López, ante la impotencia de los resultados de la investigación y los ataques de parte de la justicia, de la que es objeto junto a su abogado.

La expresión de Rocío, resume el pensamiento de la querella sobre la acción de la jueza, que se contrapone con la opinión que sobre el mismo tema, tiene de la Justicia de Santa Cruz. La Justicia como poder, por su parte, hizo una suerte de inventario de acciones diligenciadas por la Jueza López Lestón durante la investigación de la desaparición de la vecina de Río Gallegos.

Indica el texto publicado por la Justicia provincial: “…la jueza ordenó ocho allanamientos, con específica indicación que debía inspeccionarse la cámara cloacal, el sector gallinero y el baldío lindante de uno de los domicilios allanados” y de acuerdo a los dichos del abogado Jorge Trevotic a OPI “Está en la causa las denegaciones que nos hizo y las demoras planteados por la jueza para allanar”.

“… es central señalar que ninguno de los allanamientos solicitados por la parte querellante fue denegado, tal como se conoció en declaraciones mediáticas del abogado Jorge Trévotich, que también introdujo el supuesto hallazgo de “fajos de dólares termosellados”. La sociedad de Santa Cruz debe conocer que tal cosa no existe en el expediente judicial que investiga las circunstancias de la desaparición de Marcela López, pero además, tampoco fue esto jamás denunciado ni mencionado siquiera ante el Juzgado interviniente” agrega el escrito en defensa de la Dra Lestón a lo cual el abogado de la querella le dijo a OPI “Nunca denunciamos los dólares porque queríamos que los encuentren allanando el lugar. Por eso pedimos con insistencia que allanen todas las casas que hay en ese domicilio y Lopez Leston siempre dijo que no y esa propiedad nunca fue revisada”, señaló Trevotich.

Ante ello la Justicia en su escrito recalcó “Por lo tanto, esta teoría es por el momento meramente mediática, en un contexto no menor, como es el allanamiento de morada sin ningún previo aviso ni intervención judicial y cuyo presunto hallazgo se da a conocer recién varias semanas después”.

A esto último el abogado remarcó claramente “No existe allanamiento de morada ni violación de domicilio, como pretenden hacer aparecer desde el juzgado, cuando el propio dueño te abre la puerta y te invita a pasar”, aludiendo a la oportunidad donde Rocío, el rastreador Marcos Herrero, el abogado Ortiz y Trevotich acordaron entrar en la propiedad de Mario Balado, con la autorización de José Luis Balado quien, además utilizó sus artes profesionales para abrir la puerta.

Luego el largo escrito e la Justicia narra cronológicamente todos los esfuerzos y recursos puestos en la investigación y señala “Se hicieron nueve pericias, entre las que se encuentra la practicada sobre un maxilar que fue encontrado por la querella, que dio resultados negativos, interviniendo el Laboratorio Regional de Investigación Forense en al menos cuatro oportunidades”.

No se piensa más que en el suicidio

En este punto es bueno observar que la aparición de un maxilar, una tibia y mechones de pelos enterrado, fue tomado como un hecho “no relacionado con la causa”, pero es impropio de una investigación seria, que esos elementos, aún sin pertenecer a marcela López, no se incorporen como evidencia de la existencia de un posible delito y de esa manera ampliar, en todo caso, el campo de la investigación para determinar si lo restos óseos humanos, tienen o no que ver con algún crimen paralelo que pudiera haber ocurrido por causas similares  a la desaparición de Marcela, aún cuando los restos no les pertenezcan. Solo basta ver algún documental donde se investigan causas complejas, para entender que en el marco de  una investigación, todos los elementos encontrados en su curso, deben ser considerados inherentes al propio hecho, hasta que la misma investigación diga lo contrario. Acá no pasó esto; corroborado que no son de Marcela, las pruebas fueron dejadas de lado.

Al encontrar restos humanos debió perimetrar el lugar y mandar excavar en busca de mas restos y lo que hizo (la jueza) fue lo contrario, porque le dijo a la policía que secuestren lo que había y que no nos permitan seguir buscando”, le expresó Trevotic a OPI respecto de este tema.

Difícilmente si la justicia sigue buscando la pista del suicidio  y no abre un abanico de posibilidades más amplio, donde se incluya el homicidio o el secuestro extorsivo, se pueda arribar al esclarecimiento de este crimen.

Muchos menos aún, si como dijo Rocío González, la jueza López Lestón le llegó a decir “capaz que a tu mamá se la comió un mamífero”, una teoría tan absurda como insólita e hilarante, de no ser que atrás de ella hay una historia de sufrimiento familiar y angustia por la desaparición de una persona.

Sin duda, la aparición de dólares en cajas y la visualización del material por parte de cinco personas, dos de las cuales ahora lo niegan, ha sido un hecho que le da un giro especial a la causa. Sin duda hay sectores que desean desligarse de explicar lo inexplicable y evitan encauzar la investigaciones hacia lugares más oscuros del poder. Por eso y no por otra cosa, salen voces a decir que no hay pruebas, que nadie filmó ni fotografió, pero desechan el testimonio de tres de las cinco personas que en ese momento estaban allí.

Concluyendo. La nota de la Justicia provincial tendiendo un salvoconducto a la jueza el Juzgado Nº 2 es más una acción política y justificadora de lo que la propia magistrada se ha negado a hacer, que un planteo de la situación y circunstancias en las que se encuentra la causa.

Lo mejor que podría suceder es que la causa por desaparición de personas, cayera en la justicia federal, donde tal vez se pueda encontrar un camino más expedito para resolver este drama de una familia, que a más de 110 días de la desaparición de Marcela López, no hay el mínimo indicio de lo que pasó con ella.

 

Fuente: Agencia OPI Santa Cruz

DEJA TU COMENTARIO