El gobierno provincial establece de urgencia reglas que no cumplió durante meses

0

El Decreto 0002/22 fue emitido por Alicia Kirchner ¨con el propósito de mitigar los efectos de la propagación del Covid 19¨. Antes, fue un descontrol.

El gobierno provincial establece de urgencia reglas que no cumplió durante meses

El Decreto 0002/22 del gobierno provincial fue emitido por Alicia Kirchner “a fin de ordenar medidas generales y obligatorias, con el propósito de mitigar los efectos de la propagación del Covid 19 en todas sus variantes”.

En el extenso documento que emitió la gobernadora, adhiriendo al DNU presidencial Nº 867, hacen una extensa lista de recomendaciones que se contradicen con sus propias acciones llevadas a cabo durante la campaña política cuando los intendentes como Pablo Grasso, de Río Gallegos, Javier Belloni de El Calafate, Fernando Cotillo de Caleta Olivia y el intendente de Cdte Luis Piedrabuena, Federico Bodlovic, hicieron uso y abuso de todo tipo de vulneración a las recomendaciones de cuidado, profilaxis y las medidas necesarias para evitar lo que actualmente está ocurriendo: el rebrote de la pandemia.

Y no es que el virus venga de la estratósfera “en oleadas” y ataque a los ciudadanos desprevenidos, es que abrió todo por alrededor de 4 meses, se sepultaron las estadísticas truchas y se convenció a la gente que por decreto, el Covid había terminado. Esto fue necesario para poder juntar gente en los actos políticos, movilizar la militancia, repartir electrodomésticos y generar la movida populista que tenía como objetivo supremo ganar la contienda electoral.

El Intendente Belloni, bajó todos los recaudos y en bien del turismo habilitó que lleguen los vuelos trayendo a cualquiera y en cualquier condición, pero no estableció ningún protocolo, ninguna prevención, absolutamente nada. “Abrió los cielos” y como ya ocurrió en el año 2020, el Covid entró por la puerta que abrió el turismo internacional en El Calafate.

Después vino la gran justificación de gastos descomunales, como los de Pablo Grasso, que trajo a valores nunca confesados ni declarados, artistas, gente de otros puntos de la provincia y el país y juntó 20, 30 y 40 mil personas que se agolparon sin barbijos, sin distancia social, sin ningún tipo de protocolo y noche tras noche, día tras día, el intendente y sus radios amigas se encargaron de alentar a la gente a concurrir todos y cada día a eso que, claramente, eran focos de contagios que en horas y días, caería sobre la población en forma de contagios masivos. Y todo esto, ocurrió.

Alicia, la desmemoriada

Insólitamente y como si la gobernadora y los intendentes se hubieran “reseteado”, ayer sacó un Decreto (el 0002/22), el cual el lector puede repasar al final de este informe, donde, aunque parezca increíble, señala:

En todos los ámbitos, tanto públicos como privados, se deberán atender las siguientes reglas de conducta:

  1. Las personas deberán mantener, entre ellas, la distancia establecida en los protocolos vigentes.
  2. Utilizar tapabocas en espacios compartidos, cerrados y abiertos.
  3.  Ventilar los ambientes en forma adecuada y constante.
  4. Higienizarse asiduamente las manos.
  5. Toser o estornudar en el pliegue del codo.
  6. Dar estricto cumplimiento a los protocolos de actividades y a las recomendaciones e instrucciones de la autoridad sanitaria provincial.
  7. En ningún caso podrán circular las personas que revisten la condición de “caso confirmado” de COVID-19, “caso sospechoso”, o “contacto estrecho”, conforme las definiciones establecidas por la autoridad sanitaria nacional, ni quienes deban cumplir aislamiento por disposiciones de normativas vigentes.

Y después de dejar liberado todo al azar durante 4 meses, porque convenía políticamente que la gente deambulara libremente, para lograr sus fines políticos/populistas, la gobernadora reactivó las prohibiciones; las mismas que desde septiembre 2021 abandonó, olvidó y relegó, por intereses propios, que no eran los de la comunidad.

Por eso enumera las siguientes actividades como de “riesgo epidemiológico y sanitario”

  1. Los viajes grupales de egresados y egresadas, de estudiantes, de jubilados y jubiladas o similares.
  2. Las actividades en discotecas, locales bailables o similares, que se realicen en espacios cerrados.
  3. Las actividades en salones de fiestas para bailes, bailes o similares que se realicen en espacios cerrados.
  4. Eventos masivos de más de MIL (1000) personas que se realicen en espacios abiertos, cerrados o al aire libre.
  5. La autoridad sanitaria Provincial de acuerdo a la evolución epidemiológica y condiciones sanitaria de cada una de las localidades que integran la jurisdicción provincial podrá establecer o recomendar medidas, requisitos o condiciones respecto de su realización; así como establecer medidas sanitarias temporarias y focalizadas respecto de la realización de determinadas actividades de mayor riesgo epidemiológico y sanitario, con la finalidad de contener los contagios por COVID-19, o para disminuir el riesgo de transmisión.

De esta manera, la gobernadora, al igual que el gobierno nacional, tratan de reinstalar la peligrosidad del virus, que nunca se fue, nunca estuvo ausente; el problema fue que la manipulación de la información, generó pausas suficientes para que pudieran agrupar gente en apoyo político, borrando con el codo lo que meses antes habían escrito con la mano.

Esto, como lo explicamos en otros informes, produce un efecto negativo de amplio espectro, porque la gente descreída actúa por imitación y ya no cree de las autoridades, sus idas y vueltas de acuerdo a como interese a la clase gobernantes y política, la coyuntura sanitaria. Entonces, ocurre lo que está ocurriendo en Río Gallegos, nadie o muy pocos obedecen y el virus tiene allanado el campo para transformarse rápidamente en comunitario, como está ocurriendo en Santa Cruz a una velocidad increíble, sin que las autoridades sanitarias puedan hacer algo y tampoco pueden encerrar a la gente porque las mentiras y los datos falsos en relación con la pandemia, destruyeron la confianza de manera transversal en la sociedad que hoy no puede ser protegida ni atendida, por falta de previsibilidad, coherencia, plan sanitario y capacidad para gestionar.

Fuente: Agencia OPI Santa Cruz

DEJA TU COMENTARIO